A mi madre y a todas las hijas

Me he dado cuenta
de que en mi estado inconsciente
el subconsciente se ha animado
que todo aquello que digo y hago
tiene un significado

Personal psiquiátrico
necesitamos pastillas
pero también apoyo

Tengo asma y vértigo
pero quiero seguir subiendo montañas
¿Alguien puede ayudarme?

Médiques y psiquiátriques
Yo y mi historia
que se hace cada vez más real
que me llena de orgullo contar

Un, dos, tres,
cuatro, cinco y seis

No me cabe en una mano
la fuerza de voluntad que tengo
para machacar
a quienes no quieren entender
a quienes hacen daño

¿Quiénes son?

¿Las prostitutas? ¿Los albañiles? ¿La burguesía? ¿Los dibujos animados?

Espero la respuesta fumando,
encharcando mis pulmones,
que aunque parece que no tengan aire
me dan para vivir,
como a mi madre.

Ella sí que sabe
por qué hay verano e invierno
por qué sale el Sol por el este
en este
nuestro continente

En cambio, mi padre,
¿Qué sabe?

Que la vida es dura,
que el tiempo borra cicatrices,
que quien tiene boca se equivoca,
pero no por hablar,
sino por morder demasiado fuerte.

Perdono y me perdono,
asiento sentada,
me relajo aunque mi padre me diga lo contrario,
porque él no sabe
que en el fondo
en lo más profundo
en el océano,
en los volcanes,
en los túneles de las tinieblas,
nace la sabiduría de quien aprecia la vida
más que a sí misma

Narcisismo egocentrista,
época de mareas,
llega Moisés y
¿Qué hace?

Abre paso
ante el fracaso,
enseña y descubre,
aprende y gana la batalla

¿Era Moisés o era Ulises?

La historia cambia
y cambiamos nosotras
cambiamos nosotras
y cambiamos la historia.

Déjenme poner punto y final a esta desdicha
Colaboren para que queden vivas las perdices
Asusten a los demonios
Enséñenles que sí se puede
ganar sin obtener medallas, ni trofeos, ni ramos de flores.
Que cada una busque su nombre
pero nunca olviden a las madres
que son lo que más queremos en este mundo,
porque sin ellas no tendríamos hermanas

¿Y qué haríamos sin ellas?