Bienvenid@s

Hemos llegado hasta aquí con un fin:
Demandar nuestra libertad y el respeto que nos merecemos.
Me gustaría que pudiésemos compartir nuestras experiencias y mostrar, a todas las personas que ignoran nuestra situación, qué somos capaces de hacer, cómo sentimos, cuáles son nuestros miedos y, en definitiva, por qué estamos luchando.
Llevamos mucho tiempo calladas, ahora es momento de gritar con la boca cerrada.
Mucha fuerza y ánimo, la batalla no está perdida.