Feliz 2021

Se va lo que no quiero que se quede.
Esta enfermedad no me da tregua desde hace años.
Me preparo fuerte para lo que tenga que venir, pero sobre todo flexible.
Voy a guardar lo que no necesite, voy a tomar sólo lo necesario.
Salud. Sólo pido eso.
Voy a apretarlo todo por las riendas, cojo fuerte los lazos que me atan a la vida. Voy a controlar todo lo que tengo a mi alcance. No voy a dejarme enfermar tan fácilmente.
Qué mejor momento que un fin de año para desearme todo eso. Qué mejor momento que después de todo este sufrimiento.
He vuelto a caer en un brote que me ha zarandeado de aquí para allá. A mí y a las personas que quiero. No quiero más de esto, por favor. ¿Cómo lo voy a conseguir?
Siendo fuerte desde el principio.
Sabiendo qué no tengo que hacer.
Queriéndome a mí la primera.
Olvidando el pasado.
Soplo al viento deseos.
Me abrazo a mi vida, la vida que quiero.
Este año que viene no cabe el pulso contra la bipolaridad. Este año que viene la bipolaridad será un cuento: Recordáis cuando… Ni eso. No queremos ni recordar. Que ya han sido muchas luchas… Ahora el mejor ataque será una buena defensa. Mi propósito es… No caer. Y, mientras, sigo aprendiendo a levantarme.