Me lanzo al vacío

Estoy atrapada en mi yo.
No puedo salir.
Necesito ayuda,
medicación y compasión.
Se me hace muy duro estar sola.
Me gusta ir por la calle,
y mirar a los ojos de la gente,
que tanto dice cuando responden con otra mirada.
¿Doctor, estoy loca?
Gente sin techo
me hace ver mucho más
que la gente que lo tiene todo.
Saben compartir, porque sienten que nos necesitamos.
¿Estoy completamente ida? ¿O no todas las personas saben qué es el sentir?
Bebo zumo de uva,
mi cerebro me pide azúcar para tanta actividad maníaca.
Esta actividad se traduce en lo dicho anteriormente.
También me convierte en una persona materialista,
que necesita objetos para sentirse mejor, no sólo a personas,
me hace adicta al tabaco, mi cerebro pide nicotina.
Duermo ocho horas,
tomo una medicación constante antipsicótica y, en cambio, todo apunta a que sigo sin saber controlar mis emociones.
No soporto que me hablen mal,
no tolero malas conductas.
¿Pero qué es todo eso para mí?
Fingir que todo va bien
cuando por dentro me rompo
como aquella hucha del cerdito
que guardé tantos años.
Usurera,
pido más de lo que necesito