Que nada te pare

Altibajos.

La vida se te escapa…

No ves lo que hay delante de ti porque estás continuamente pensando en el pasado o en el futuro.

Ya no puedes cambiar nada. Sólo quieres tener certeza de que saldrás de esta.

Después de un brote parece que todo haya cambiado. Pero yo me estoy animando a pensar que no es así. O sí, da igual. Lo que queda es lo importante. Lo demás fluirá. Personas, relaciones, hábitos, costumbres, pensamientos, deseos. También han cambiado las necesidades. Me ocupo, no me preocupo. Doy un paso, luego otro, respiro, descanso. No hay prisa ni melancolía y sí muchas fuerzas para vivir. No hay preguntas retóricas, hay respuestas, reflexión, aprendizaje, preparación, valentía. Que nada te pare. Que nada te detenga en el antes o el después. Respira. No pienses más. Nadie actúa con maldad. Es la ignorancia lo que nos hace daño. Son las pasiones las que también.

Aprender a vivir no es fácil. Reconocer nuestras carencias tampoco.

Que siga el sueño de seguir adelante.