Te alejas

Ya no veo arte en tus andares,

tu silueta se me ha ido deshaciendo hasta quedarse en nada

Nada atrae nada

Y yo nado en este río de confusión contracorriente

Ya no me dejo arrastrar 

Enfermedad mental empoderada

Sólo unas risas me harían ver el mundo más fácil

Ya no me gusta tu sonrisa

Ya no aprendo nada nuevo contigo

Ya no beso porque soy sincera

Y lo tuyo y lo mío

Y lo mío y lo tuyo

por separado todo junto

Adiós, te he de decir. 

Te quedas en el filo de lo imposible

porque ya tengo una madre, a ti no te necesito. 

Recuerdo cuando eras,

cuando me mirabas y las luces se encendían

Recuerdo el tacto y el asombro,

el esculpir, el encanto

Aquello queda en mi memoria vacía

Eso se fuga como mi cordura

Y caigo en los brazos del sin sentir

de la apatía que me transmites y el dolor que eso genera. 

Lo siento tanto… Que no podamos ya disfrutar de esos abrazos…

Nunca lo había vivido así:

La necesidad viene y se va

y tú con ella

Te escondes sin decir nada

Me sabe a altiva cobardía y prepotencia desmesurada

Esta es mi rabia: No ser recompensada, no encontrar las palabras para expresarlo que duele la falta de comunicación que es una falta al respeto respecto lo que es para mí el respeto.